martes, 12 de abril de 2016

Guaniles, muflones, cabritas y cabrones…





Poco sé de cabras pero en el desarrollo de su acción de gobierno los políticos deben actuar marcando las directrices y las políticas que han votado los ciudadanos en las urnas. Y, para ello, tienen que seguir las indicaciones de los técnicos de la administración. Lo contrario es políticamente incorrecto, pudiendo ser incluso penalmente perseguible, como bien sabemos en la historia reciente de nuestra democracia.

Como cualquier decisión técnica, habrá unos pros y contras. Nada es blanco o negro. No obstante en este tema de “las cabras” si que hay un acuerdo casi unánime entre las personas que conocen el asunto, técnicos de medioambiente y ecologistas en general, sobre la necesidad de esta medida. La discrepancia está en si el Cabildo de Gran canaria ha intentado, o no, todas las medidas necesarias para evitar el sufrimiento animal. Según la corporación insular, le respaldan informes en el que se evidencia que se ha intentado de todo sin éxito y, poco menos que sólo ha faltado pedir a las cabras que se alistasen en la legión y, según la mayoría del Consejo Ciudadano de Podemos en Canarias, 20 manifestante y miles de firmas a golpe de click no.

Las imágenes de unos caritativos ciudadanos y ciudadanas trasladando a las cabritas, poco menos que si estuviesen salvando refugiados huyendo de una zona de guerra resultan tan conmovedoras y entrañables como irónicas: Seamos serios, ni les preocupó lo más mínimo durante años ni tampoco las han salvado para cuidar como si fuese una mascota o sentarlas en la mesa con la familia… O quizás si, pero dentro de un caldero: ¿Cuántas de esas cabras acabarán en un puchero con papas antes de estas navidades?...

Por lo visto, según una amiga que conoce muy bien el tema, en La Palma no hay muflones ni las cabras de la discordia no son guanines, ya que se cría suelto por parte de ganaderos que mediante las apañadas los marcan: Tienen dueño. Mientras que el ganado asilvestrado es aquel que ha escapado o abandonado por ganaderos al dejar la actividad de pastorear y, por tanto, vive sin dueño. Una vez encontrado esta pista sobre estos cornudos animales, reseñar que los periodistas no tienen porqué conocer en profundidad el tema, aunque sería lo ideal, por lo que los artículos puede que confundan unas y otras especies, pero los técnicos en sus informes si: léanlos y saquen consecuencias.

Este tema me parecería una “serpiente de verano” si no fuese porque ha evidenciado, una vez más, la falta de una más que necesaria buena relación, o cuando menos una mínima comunicación, entre el Grupo Podemos en el Cabildo de Gran canaria y Podemos Canarias. Que se comunique este último mediante notitas utilizando un tercero, esto es notas de prensa, en vez de descolgar un teléfono o hablar y discutir en una reunión es, cuando menos, extraño y, desde luego, afecta (y mucho) a la imagen de Podemos. Así pues, las preguntas que, dentro del partido, se debe uno hacer para depurar las responsabilidades políticas son:
¿Ha pedido el Consejo Ciudadano o su secretaria explicaciones e informes al Grupo del cabildo?. Si fue así ¿Fueron enviadas?
¿Ha pedido reunirse? Si fue así ¿hubo reunión?

Si lo ha hecho el Consejo ciudadano y no ha sido atendido por el Grupo de Gobierno, mal por éste. Si no lo ha hecho, mal por aquél. Así de sencillo. Pero, desde luego, como militante de Podemos pido que estos asuntos se canalicen dentro de la organización, no a través de la prensa ya que estos temas parecen más fomentados para de debilitar a Podemos desde fuera o desde dentro. Quizás olvidan que "Si se rema en la dirección adecuada y tod@s al tiempo se pueden hacer grandes cosas".