martes, 23 de mayo de 2017

Lo pequeño es hermoso



Hoy es uno de esos días en los que usted puede cambiar el mundo a mejor. No será un salto cuantitativo enorme. De hecho será pequeño, muy pequeño, pero sí a mejor y está completamente en su mano.

Tituló Ernst Friedrich Schumacher su libro más conocido como “Lo pequeño es hermoso: Economía como si la gente importara” porque  cuestionaba si estamos midiendo correctamente el bienestar de las personas utilizando únicamente términos económicos; si los recursos naturales están correctamente tratados en las teoría económicas y si, en definitivas cuentas si los economistas debemos enfocar los esfuerzos hacia un desarrollo sostenible que traiga bienestar a la sociedad, en vez de a un crecimiento continuado que provea de bienes y servicios a las personas.

El crecimiento de las empresas está fuertemente motivado por cuestiones de eficiencia productiva como el estiramiento de los costes fijos y por la presencia de unos rendimientos crecientes a escala. Pero, lo que es peor, por el deseo de un mayor control de los mercados vía intervención en las políticas gubernamentales. Esto es lo que conlleva un “cuanto más grande, mejor”. Mejor si, para las grandes empresas,  pero no para los ciudadanos que somos sus consumidores.

Hoy les propongo que dediquen unos minutos a cambiar de suministradora eléctrica. Supongo que serán de aquellas personas que se quejan que la factura de la electricidad no para de subir, que estamos acabando con nuestro ecosistema e incluso que las compañías eléctricas españolas son una de las principales fuentes de corrupción de nuestro país vía oligopolio vinculado a las famosas puertas giratorias y que, por tanto, son el origen de los males de nuestra situación económica, política y, en definitivas cuentas, social.

Para ese pequeño pero hermoso paso, sólo tienen que seguir el siguiente link y dar sus datos. La lectura del resto del artículo, que recoge la presentación de una reciente charla en la que he tenido el honor que me invitasen, es potestativo:



Electricidad y modelo energético
 

Situación Actual del sistema eléctrico y previsiones 
1.- Porcentaje del consumo de electricidad sobre el total.
2.- Sustitución de combustibles fósiles: tanto en la generación eléctrica como en el transporte terrestre
 
Funcionamiento del sector eléctrico
 1.- Producción. Alta dependencia de combustibles fósiles no renovables: Petróleo y gas. Problemas de garantía del suministro, medioambientales y para la salud. Centralizado.
2.- Transporte y distribución. Pérdidas en red: Mejor acercar la producción de energía eléctrica a su consumo. Operadora exclusiva Red Eléctrica Española (REE), 20% propiedad pública y el resto empresas privadas e inversores. Obligación de las productoras y de las comercializadoras.
3.- Comercializadoras. La electricidad que venden es la transportada por REE, no siendo coincidente con la producida por ellas, en el caso de ser también productoras. 
 
Mapa de suministradoras



Coste “de la luz”. Componentes principales:
Equipos de medida
Impuestos 
 
Potencia (*)
Consumo
 
(*) Mientras el precio de la energía consumida tenía un incremento del 83% en 12 años (2003-2015), la potencia aumentó un 90%... en un solo año (2013).Desmotivación para reducir el consumo. Dificultad de reducir el coste por complejidad de hacerlo la potencia contratada.
A su vez, se descompone en:
Coste de producción
Incentivos
Coste de redes de distribución y transporte
Otros costes (déficit tarifario) (https://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%A9ficit_de_tarifa)

Coste “de la luz”. Medidas que podemos hacer.
Evitar el despilfarro: Ahorro energético: apagar luces y desenchufar televisiones y ordenadores. Los electrodomésticos son más eficientes y, por tanto, no necesitamos tanta potencia contratada. Recuerden que aunque el diferencial sea de, por ejemplo 3Kw los picos (neveras, termos, etc.) saltan a mayor potencia…
Producir parte de la energía que necesitamos: paneles solares para calentar agua, por ejemplo. Si producimos de más y pretendemos volcar a la red, debemos pagar un peaje, pero si producimos una parte de lo que consumimos de día, entonces no. Otra opción es desconectar completamente, especialmente en viviendas unifamiliares aisladas
Contratar con compañías que produzcan con energías limpias.
 
Som Energía
Es una cooperativa, es decir que es una empresa cuyo objeto principal es el suministro de servicios a los socios-propietarios, en este caso electricidad y, además, 100% renovable y certificado por terceros. Además no tiene ánimo de lucro, con lo que su actividad no va orientada a retribuir a los propietarios (dividendos), sino que los beneficios son para crecer y producir más energía de origen renovable



Los consumidores, por ley, tienen derecho a cambiar de comercializadora. El trámite es bastante sencillo. El problema puede estar en que la instalación del consumidor cumpla la normativa en el momento del cambio.
Si es una instalación antigua, puede (pero no tiene porqué ser así) que obliguen a que un técnico emita un certificado de cumplimiento e incluso hacer algún cambio en la instalación para que cumpla: Boletín de instalación de baja tensión.
En cualquier caso, si la comercializadora lo pidiese y no quisiésemos hacer el trámite, con desistir del cambio se mantendría la comercializadora eléctrica que tengamos.
 


Un requisito que se pide para ser socio de Som Energía es el desembolso de 100.-€. Cantidad que corresponde a la cuota como cooperativista y que, por tanto, el día que queramos dejar de ser socio, nos devolverían.
Una vez que se es socio, se pueden contratar todos los contratos eléctricos a nombre del socio. ¿Y, si no soy socio? Un socio puede tener hasta 5 contratos de suministro a nombre de otras personas. Cada contrato de suministro tiene sus características de potencia y domiciliación bancaria independientes.
En el caso de no tener aún suministro eléctrico, también se puede contratar un alta nueva.
Todos los trámites se realizan por Internet y dispone también de un teléfono de asistencia.

Artículos sobre cooperativismo en el sector eléctrico